Vivienda unifamiliar en Perillo, Oleiros, A Coruña, 2014

Emilio Rodriguez Blanco, Arquitecto

Ana Amado, fotografía

De una marcada idiosincrasia personal que se refleja a lo largo de una trayectoria definida por la experimentación material en relación con una austeridad económica, Emilio Rodriguez siempre acostumbra a facturar obras tan sinceras que permiten conjugar la idea de que lo barato parezca caro y no a la inversa, tal y como nos hemos venido acostumbrando en los últimos tiempos.

En esa búsqueda de una identidad propia, la vivienda se aprovecha de su singularidad en cuanto a la medianera adyacente y a su marcada morfología en planta, para generar una serie de patios que dotan a la vivienda de diferentes ambientes exteriores en relación con lo que ocurre en su interior, de manera que el interior y el exterior se entrelazan de manera singular. 

Tal y como lo describe el propio autor:

La inserción de la vivienda en la trama urbana está condicionada además por la necesidad de adosarse en medianera a una pequeña vivienda existente. Esta incómoda situación, se convierte en oportunidad y es en contacto con la edificación adyacente donde la arquitectura, y el espacio adquieren una condición singular que resuelve las exigencias normativas y al mismo tiempo se convierte en acontecimiento y paisaje mineral.

Con la intencionalidad de permitir una flexibilidad espacial y de uso singular, se han eliminado todo tipo de particiones privativas entre los espacios interiores, de manera que el continuo fluir entre las estancias solo puede ser interrumpido mediante un sistema de cortinas.

La arquitectura es entendida como un contenedor a la espera de ser ocupado, sin reglas, en el que la cotidianeidad ira sugiriendo maneras de habitarlo, de ocuparlo, evitando en lo posible la dictadura del mobiliario y del diseño.

En la planta baja se encontrará la zona de día, preservando la planta alta a las zonas de dormir, en relación a la terraza superior que permite el disfrute de las vistas de los alrededores así como un desahogo exterior en zonas de noche.

En cuanto a lo material, se trata más de la investigación acerca del uso de los materiales y su comportamiento que de la nobleza de los mismos.

Los materiales son los más accesibles y asequibles, no se ha buscado nada que no forme parte del inventario habitual cualquier almacén local de la construcción evitando transportes innecesarios.

Sobre una estructura de muros y losas de hormigón armado se resuelve, hacia el espacio doméstico de los patios, una fachada trasventilada de madera de pino del país sin tratar y en el resto de la envolvente exterior el mismo concepto de trasventilada, esta vez de paneles de fibrocemento ondulado de color negro.

Los paramentos interiores se dejan hormigón visto como memoria de la obra ejecutada, el suelo de resina gris, sin juntas, reafirma la continuidad de los espacios.

El empleo de sistemas de eficiencia energética, la orientación, ventilaciones cruzadas y las condiciones de iluminación natural, complementados con otras estrategias de aprovechamiento de energías limpias han sido también criterios fundamentales de proyecto.

Es por tanto del modo de utilizar los sistemas materiales de donde surge el lenguaje propio de la vivienda y será, de la propia relación con el entorno circundante, de donde surja la imagen e identidad del hogar. Lugar y material; imagen e identidad.

Responder

X