La verdad es que te conocimos por tu banda Bifannah, y ya antes por Wild Balbina. Y fue después cuando fuimos conscientes de tu trabajo en la parte gráfica de la banda, que nos encantó… Qué fue antes, tu interés por la música o por el arte y el diseño?

Creo que lo que realmente me interesó primero fue la música. Empecé siendo muy pequeña. A los cuatro años mis padres me apuntaron al conservatorio. Ellos no son artistas, pero en mi familia siempre nos han animado a hacer lo que quisiéramos mientras tuviésemos pasión en ello. Así que en aquel momento compaginaba la pintura con el conservatorio y las clases de ballet, lo que creo que hizo que no me tomara muy en serio lo de pintar. Lo aborrecí, y aunque siempre estuvo presente en mi vida, fue más tarde (cuando me fui a Barcelona a estudiar) cuando lo retomé de una forma más consciente.

¿Cuándo empezaste a dibujar y diseñar?

Como te comentaba antes, he empezado a pintar desde muy pequeña pero fue más tarde, cuando me especialicé en diseño en Barcelona, cuando comencé a hacerlo de una forma más seria. Fue ahí donde quizás empecé a desarrollar mi obra, a pintar con libertad,… experimentando con nuevos medios. En la facultad me obsesioné leyendo los fundamentos de la Bauhaus, que ha sido algo que ha marcado la forma en la que he enfocado mi trabajo. A partir de ahí pude deshacerme de todas las nociones de aquellas clases de pintura. Siempre me había considerado una retratista pésima, así que empecé a abstraer figuras en formas más simplificadas, a jugar y mezclar medios…

Aunque tu trabajo es muy abstracto, siempre se pueden intuir ciertas formas relacionadas con la naturaleza, especialmente con el mar, verdad?

¡Totalmente! El mar es algo fundamental para mí. He crecido con él, jugando en la playa con mi familia. Lo echo mucho de menos ahora que estoy en Madrid. Aún así, nadar es algo que no dejo de hacer nunca, es algo tan introspectivo como pintar. Es un acto precioso. Siempre digo que, para mí, la forma en la que uno se mueve a través del agua resulta idéntica al movimiento de un pincel con la mano.

Hablábamos de abstracción, pero me resulta muy interesante el modo en el que trabajas las formas, mezclando formas muy geométricas con figuras mucho más orgánicas , incluso en algunas de tus últimas piezas hay trazos más gestuales. Qué hay detrás de tus trabajos?

La verdad es que intento que todas mis obras sean un reflejo de mi percepción, tanto emocional como física. Por eso la simplificación de la forma es muy importante para mí. Me gusta remitir a la estructura básica de las cosas, retratándolas desde la forma primitiva en la que mi cerebro las digiere o las recuerda. Mi última exposición, “Scenographies Of The Imagination”, incluye piezas en las que intento explorar las relaciones entre el inconsciente y la erótica del placer, deconstruyendo toda noción básica de belleza.

Toda tu obra tiene un aura muy exótica, desde la composición a las gama de colores. Es algo premeditado?

Realmente creo que sí lo es. Tanto en composición como en la elección de la paleta, intento que mi propia percepción sea la que los marcan. Pero no es como “me dejo fluir y saco lo primero que me salga…”. Hago muchos bocetos, pruebo con diferentes paletas,… Es un trabajo divertido, pero minucioso. Los colores nos ayudan a descifrar emociones, como decía Albers. Y es que la elección de un determinado color parte de una mirada hacia nosotros mismos y hacia todo lo que nos rodea, es como un ejercicio desde la introspección.

Podríamos percibir incluso un toque más sensorial, casi astrológico?

¡Me encanta que hagas esa asociación! Sensorial desde luego, todo lo que hago es casi sagrado, marcado para mí con un tremendo ejercicio de autoconocimiento y con aura muy espiritual.

Háblanos sobre la técnica y el proceso de creación de tu obra.

Todas las ideas están en mi cuaderno, independientemente del medio en el que después las desarrolle. Me siento muy cómoda, desde siempre, pintando con acrílico sobre papel, también en lienzo. Pero sigo haciendo mucho collage con técnica mixta, utilizando papel en aceite, pasteles… Además, debido a mi trabajo, no me puedo librar de hacer diseños digitales y tener que utilizar la tableta.

Has realizado varias portadas para discos, conciertos… te sientes cómoda llevando tu trabajo personal a este tipo de piezas más promocionales?

¡Por supuesto! La música es algo súper importante en mi vida, tanto como la pintura. Desde muy joven he estado haciendo carteles para colegas y es algo que no he dejado de hacer. Ahora estoy metida en el diseño de algunos proyectos musicales que me hacen especial ilusión y que se empezarán a desvelar a principios de 2019.

Además de esta faceta gráfica y de tu papel como bajista en Bifannah, también eres dj junto a Luis (de los Nastys). Todo muy tropical e incluso étnico. 🙂 Veo mucha relación entre tu trabajo y la música, especialmente con la selección de música que pinchas. Te influye mucho? (Nosotros estamos enganchados a alguna de tus playlist!)

¡Sí! ¡Qué bien que os gusten! En casa hay música constantemente. Para mí es fundamental a la hora de estar trabajando, bueno, o de estar haciendo cualquier cosa… Luis y yo nos retroalimentamos mucho a la hora de poner música, haciendo playlist conjuntas para descubrir nuevos grupos.

Ya puestos cuéntanos qué es “Tormenta Tropical” 😀

Tormenta Tropical es una sesión que hemos creado Luis y yo con la ayuda de Bernardo Fernández, el programador cultural del Hotel ME Madrid. Mensualmente hacemos una fiesta en la que pinchamos música exótica, bailable, de lugares tropicales,… acompañados de diferentes artistas. Entre ellos, algunos como Joe Crepúsculo, Carlangas de Novedades Carminha, Álvaro Naive de Trajano!, Camilo Lara de Instituto Mexicano Del Sonido,… ¡Es una fiesta muy divertida!

Próximos proyectos?

Ahora mismo, después de inaugurar “Scenographies Of The Imagination” en octubre (que todavía se puede visitar en Madrid) estoy en proceso de reiniciar. Tengo programada otra exposición para mediados de 2019, por lo que me esperan un par de meses de trabajo en estudio. Además, también estoy metida de lleno en la grabación del segundo disco de Bifannah, que saldrá en marzo. Por lo que, entre medias… veré la luz viajando y madurando la inspiración.

Raúl Bermúdez

Raúl Bermúdez

Responsable de Dot y fundador de Chachachá Studio, Raúl es polifacético e inquieto, siempre metido en proyectos y en ideas, siempre trabajando. Aunque hablando con él te das cuenta de que más que un trabajo es un hobbie, porque disfruta con lo que hace y nos hace disfrutar a los demás viendo los resultados. Lleva más de quince años vinculado al mundo del diseño y más de diez con su propio estudio dirigiendo Dot e ideando todos los proyectos vinculados como Mercadot, ilustradots, etc...

Responder

X