EL VERANITO, TÍO, EL VERANITO
¿Recuerdan aquella escena de la película Los diez mandamientos en la que Charlton Heston separaba las aguas del mar Rojo con un bíblico aspaviento? El otro día, volviendo a casa del trabajo, viví mi travesía del mar Rojo particular en su versión más paleta: aplastada por los 38 grados de Madrid, vestida con un vestido corto y unas Converse, atravesaba distraída una de las calles de ese infierno que es la capital en el mes de julio. A lo lejos, dos hombres de unos 35 o 40 años, ambos con las espaldas apoyadas en el cristal del supermercado al que me dirigía. Sentí sus miradas desde la distancia y una denodada actitud de cuchicheo. Cuando estaba a un par de metros de pasar delante de ellos, uno se colocó enfrente del otro, invitándome a atravesar un pasillo digno del campeón de liga caminando entre los jugadores del equipo rival. Al pasar, silencio. Les juro que sentí como si me hubiesen escaneado desde las uñas de los pies hasta el último pelo de la cabeza. Unos instantes después, el juicio demoledor: “El veranito, tío; el veranito”. Pocas citas se me ocurren con un peso mayor y una cadencia más acertada.
En España, las mujeres tenemos tan interiorizado que podemos ir por la calle y escuchar opiniones acerca de nuestro físico que nada nos extraña ya en el terreno del piropeo. Si desde un coche nos gritan que qué culo o que eso es caminar y lo demás joder el suelo, pues nos hacemos las locas y a otra cosa. Si pasamos frente a un bar y un paisano nos suelta la primera rima que se le viene a la cabeza, pues en peores plazas hemos toreado. Si se nos ocurre calzarnos un vestido corto para mitigar el bochorno estival, pues “El veranito, tío; el veranito”. Y sanseacabó. 
Fíjense en lo que ocurrió en los últimos sanfermines: multitud de carteles por la calle en señal de repulsa a las conductas sexistas de años anteriores y una campaña televisiva ideada con el mismo fin; todo para que a una chica la terminasen violando cinco orangutanes en un portal. Lo vemos y nos llevamos las manos a la cabeza. Nos preguntamos cómo, en pleno siglo XXI, el ser humano puede seguir incurriendo en prácticas de ese calibre, sin caer en la cuenta de las veces en que hemos sido testigos, víctimas o verdugos de una agresión de tipo verbal.
Hace algo más de un año charlaba con una conocida que vivió unos años en Nueva York acerca de las diferencias entre las sociedades neoyorkina y española. “Allí los hombres no te miran por la calle”, me decía. “Se echa en falta que te digan piropos al pasar”. Todavía ojiplática, se lo trasladé días después a una buena amiga, que además es una ferviente defensora de los derechos de la mujer. Con un gesto de desaprobación, negó lentamente con la cabeza y espetó: “El heteropatriarcado, tía; el heteropatriarcado”.

POR> CARLA FAGINAS

Versión en Galego
Lémbranse daquela escena da película Os dez mandamentos na que Charlton Heston separaba as augas do mar Vermello cun bíblico espavento? O outro día, volvendo a casa do traballo, vivín a miña travesía do mar Vermello particular na súa versión máis paleta: chafada polos 38 grados de Madrid, vestida cun vestido curto e unhas Converse, atravesaba distraída unha das rúas dese inferno que é a capital no mes de xullo. Ao lonxe, dous homes duns 35 ou 40 anos, ambos coas costas apoiadas no cristal do supermercado ao que me dirixía. Sentín as súas miradas dende a distancia e unha denodada actitude de murmuración. Cando estaba a un par de metros de pasar diante deles, un colocouse en fronte do outro, invitándome a atravesar un corredor digno do campión de liga camiñando entre os xogadores do equipo rival. Ao pasar, silencio. Xúrolles que sentín coma se escanearan desde as unllas dos pés ata o último pelo da cabeza. Uns instantes despois, o xuízo demoledor: “O verán, tío; o verán”. Ocórrenseme poucas citas cun peso maior e cunha cadencia máis acertada.
En España, as mulleres temos tan interiorizado que podemos ir pola rúa e escoitar opinións sobre o noso físico que nada nos estraña xa no terreo do piropeo. Se dende un coche nos berran que que cu ou que iso é camiñar e o demais foder o chan, pois facemos as parvas e a outra cousa. Se pasamos fronte a un bar e un paisano sóltanos a primeira rima que se lle vén á cabeza, pois en peores nos temos visto. Se poñemos un vestido curto para mitigar o bochorno estival, pois “O verán, tío; o verán”. E punto.
Fíxense no que ocorreu nos últimos sanfermíns: multitude de carteis pola rúa en sinal de repulsa ás condutas sexistas de anos anteriores e unha campaña televisiva ideada co mesmo fin; todo para que a unha moza a violasen cinco orangutáns nun portal. Vémolo e levamos as mans á cabeza. Preguntámonos como, en pleno século XXI, o ser humano pode seguir incorrendo en prácticas dese calibre, sen caer na conta das veces en que fomos testemuñas, vítimas ou verdugos dunha agresión de tipo verbal.
Hai algo máis dun ano falaba cunha coñecida que viviu uns anos en Nova York sobre as diferenzas entre as sociedades neoiorquina e española. “Alí os homes non te miran pola rúa”, dicíame. “Bótase en falta que che digan piropos ao pasar”. Aínda perplexa, trasladeillo días despois a unha boa amiga, que ademais é unha fervente defensora dos dereitos da muller. Cun xesto de desaprobación, negou lentamente coa cabeza e espetou: “O heteropatriarcado, tía; o heteropatriarcado”.

POR> CARLA FAGINAS
 
compartir en facebook
compartir en twitter
Bookmark and Share
PUBLICADO POR Dot: el 24/08/2016
Literatura

La revista Dot: nace como una necesidad de dar a conocer lo más relevante en el panorama artístico y cultural de Galicia. Una guía útil, pero sobre todo eficaz, para los que viven aquí y los que vienen por primera vez, cuya intención es dar a conocer todo lo que se puede hacer y en dónde se puede hacer.  Cada dos meses, os presentamos en una tirada en papel de 12.000 ejemplares distribuidos en casi 1000 puntos de distribución ... leer más

Suscríbete a nuestro boletín semanal y recibe nuestras recomendaciones semanales en tu correo
A Coruña | Ourense | Pontevedra | Santiago | Vigo
DOT MAGAZINE © 2017 · Todos los derechos reservados · Dot: está editada por ChaChaChaStudio | Aviso Legal | Panel de redactores
Irmandiños 8, 4ºA, 36201 Vigo (SP) | T. +34 692 140 602 | info@dotgalicia.com